Y Alicáncano. Y Humo, voluta roja.

lunes, 8 de mayo de 2006

Es lunes.

Hoy es lunes. Perdí el enlace al dibujo de Horacio Altuna, qué se le va a hacer.
Y no tengo ganas de escribir. ¡Otra vez será!

9 comentarios:

Salón de sol dijo...

El País cumple treinta años, aunque sea lunes y yo sigo empezandolo por las últimas páginas, como siempre...
Un besito achuchadito, Helena.

Mariano Planells dijo...

Elcamino más largo comienza con el primer paso, un pasito de nada, sólo un pasito...

susana dijo...

jajaja nunca vi a nadie quedarse tan pancho jajaja besos patito gruñon su

PRU dijo...

Qué grande es Horacio Altuna, lo sigo desde pequeño, pero ahora es un lujazo encontrarlo cada día en el periódico...

saludos...

Golosina dijo...

Ue! Horacio Altuna es genial, me encantan sus tiras cómicas, incluso sus comics eróticos estan muy bien dibujados.
Los Lunes son muy malos, cuando me despierto pienso en que días puedo echarme la siesta.
Besotes!

Mar dijo...

Los lunes al sol, eso deberíamos hacer, en una buena playita y con una buena cervecita....jajajajaja...Un besote cuñao!!!

guitape dijo...

Pues debe ser cosa del calor porque yo voy "fino" tambien.
Saludos
Guitape

TIFY dijo...

hello.. debo decir que por lo menos ya me hizo ilusion ver algo nuevo en tu blog,,,
y si los lunes da pereza todo, o por lo menos para mi..
pero bueno espero pronto pase esto y vuelvas a escribir..
gracias por tus link que dejas en mi blog siempre son preciosos, en este caso las imagnes me dejaron maravilladas..
gracias y un cordialsaludo. y espero pronto escribas, adelante que la vida es corta

Salón de sol dijo...

Esta noche hay un baile de caracolas
y de espumas y corales y de esponjas.
En la costa de tu cuerpo hay un océano
dispuesto a erosionarlo ola tras ola.

Y no ceder, incansable, ante la roca,
y quebrar en mil espumas a cada golpe
hasta hacer de tu agreste acantilado
playa en que pueda reposar mi boca.

Y luego anclar en la ensenada de tu vientre,
al abrigo de los vientos y tormentas,
reparar allí mis naves y mis fuerzas,
para juntos poner rumbo a mar abierto.

Ya no quiero más galerna que tu abrazo,
ni preciso ya más viento que tu aliento,
ni más sal que tu sudor entre mi regazo,
ni más marea que seguir tu movimiento.

Gabriel Martín

Archivo del blog

Datos personales