Y Alicáncano. Y Humo, voluta roja.

miércoles, 23 de enero de 2008

Ser padre.

Soy padre de tres hijos. Alguna vez escuché que estas afirmaciones están sujetas a la oportuna confirmación, siempre interesada, de la madre en cuestión.

Independientemente, uno ejerce como padre procurando no desmerecer en demasía tan desmadejado oficio. Cuando una profesión es practicada por tantos aprendices acontece que todo el mundo entiende, se proclama maestro, y se siente con derecho a juzgar cualquier tarea y tildarla de chapuza.

No creo que en ninguna actividad nos cuestionemos tanto a nosotros mismos como en ésta. Aparentamos una seguridad y firmeza necesaria que casi nunca tenemos. En la mayoría de los casos, el único referente útil que cuenta de verdad son nuestros propios padres. Da igual que leas, hagas cursillos, o seas licenciado en educación. Por supuesto, todos los méritos aportados cuentan, pero la práctica diaria del manejo familiar no se cursa en ninguna universidad.

Para colmo, todos los hijos son de su padre y de su madre, particulares y exclusivos, y las recetas genéricas no existen, o yo al menos las desconozco. Si un determinado remedio te sirve para una, con el siguiente es echar leña al fuego, y con la pequeña resultan cosquillitas a la repanocha, eso sí con muchas risas.

Ya sé que no descubro nada nuevo. El padre perfecto no existe, es más, está severamente contraindicado.

Sirvan pues, estos apuntes, para no ser tenidos en cuenta. Y quede constancia que una cosa es reproducirse y otra, muy distinta, bregar con los resultados.

4 comentarios:

Mar dijo...

Pos sí, no hay padres mejores que los de uno mismo, en ellos es en quien al final te fijas para educar a los tuyos, la frase : Yo cuando tenga hijos, esto o lo otro...se los permitiré!!, que le soltábamos a mi madre...jejeje... se reía...debía pensar, ya lo veremos lo que harás... son ciclos, todo, todo se repite...con alguna variante, por culpa de la tecnología, pero na!! más de lo mismo..
Besos cuñaooooo...

Carlos Martinez dijo...

Por eso pienso que el verdadero padre es el que "cria" no el que "pare".
Y tambien añado que el que no haya escuelas para padres no quiere decir que no sean necesarias. Al menos debería existir una ley que obligara al padre a estar un tiempo minimo con los hijos.¿no hay un horario de trabajo? ¿O es menos importante uno que el otro?

http://mishuevos.blogia.com/

Anónimo dijo...

"la historia de una escalera", creo que es Benito Perz Galdos, pero no estoy muy seguro. Ya sabes que no soy muy dado a la lectura.
Pero te repite el ciclo.

De todas formas, los hilos se van haciendo madejas y las madejas ovillos.

Creo que el mejor padre, es el que apenas se nota que esta, pero siempres esta.

neus1973 dijo...

Acabo de ser madre. Mi bebé (Eric, véase mi blog) tiene setenta y pocos días, y aunque es muy bueno (De momento), dan faena, te cambian la vida por completo, por supuesto.
Y eso que acabo de empezar la andadura, madre mía!!!!!!!!

Saludos desde Valencia.

Neus.-

Archivo del blog

Datos personales