Y Alicáncano. Y Humo, voluta roja.

domingo, 3 de diciembre de 2006

RWANDA.

En África, la tristeza no encuentra acomodo. Debe ser algún tipo de bendita carencia. O que la vida le manifiesta tu total y absoluta oposición.

Si un país tenía motivos para el luto, es Ruanda.

Si unas gentes tienen razones para no mirar atrás y pensar en el futuro, viven allí.

Eso debió pensar Greg Whyler, dueño de “Terracom”, cuando decidió sembrar fibra óptica. Los americanos llevan fatal lo de la geografía, y bastante mejor lo de los negocios.

Quizás recordó el éxito de los móviles en los paises mediterráneos, a fin y al cabo África.

En todo caso, al gobierno de Paul Kagame no sólo le pareció bien, sino que decidió aprovechar la coyuntura, emular al Ibarra extremeño, y poner al día el país, en tecnologías de informática y comunicaciones (TIC).

Albert Butare, ministro de energía y comunicaciones, ha encargado traducir el Open Office a Kinya-Ruanda, el idioma principal del país. Linux habemus; sistema operativo libre que hace libres a sus usuarios.


Apostar por la educación es invertir en hábitos democráticos y de reconciliación, que tanto necesitan. La prensa occidental, afortunadamente, ningunea sus esfuerzos. También hizo mofa de los méritos extremeños cuando la Junta invirtió en tecnología educativa; Hoy los maestros catalanes siguen preguntando (envidia sana, supongo) a sus homólogos del Guadiana, por la fórmula empleada.


El empresario americano probablemente se enriquecerá aún más, pero los niños ruandeses de las más recónditas aldeas tendrán acceso a las TIC, y la formación no tiene precio.

Fibra óptica, wifi y linex conforman tres pilares básicos para un futuro en libertad. Suerte Rwanda.


4 comentarios:

Bacarola dijo...

Equilicua, yo que soy una gran estudiosa de las TIC´s y la Sociedad de la Información y todo eso...a veces pienso que si mi pueblo se muere de hambre y me traen un ordenador con conexión a Internet, se lo tiraría a la cabeza a Negroponte o al que se le ocurriera la famosa idea del portátil de 100 euros...

Salón de sol dijo...

La información es poder, y si así están informados de ayudas, cursos, se comunican... será un buen altavoz de su situación. Si no se hace suficiente por ellos, tendrán que ser ellos mismos los que busquen la forma de hacerlo.
Besos.

Anónimo dijo...

la noticia es realmente sorprendente, raya en lo irreal. pero suponiendo su veracidad, por una parte baracola tiene razón, dar tecnología al que no tiene sus necesidades vitales cubiertas... aunque quizá con la nueva tecnología las pueda cubrir...

lo que no entiendo es donde está basado el ninguneo a la noticia, más bien los medios suelen ignorar las noticias sobre áfrica. y otra cosa ¿cómo se enriquecerá el empresario americano? me lo explique. salu2 ;-)

Equilicua dijo...

He esperado, adrede, para comprobar que, efectivamente, nadie publica nada.

El empresario americano se va a enriquecer, probablemente, porque los pueblos de esta zona aman la comunicación, más si cabe que los mediterráneos. Y no va a ser raro ver, que del taparrabos del señor que cuida las vacas, cuelgue un móvil.

Yo considero muy importante el acceso a las tecnologías y la educación. Si en las aldeas ruandesas, los niños pueden manejar herramientas ofimáticas y tener acceso a internet, no se van a conformar, pasados unos años con según qué. Traerá importantes consecuencias, impredecibles, dentro de unos años.

Y ningún sociólogo parece interesado en estudiar el caso. Y ningún comentarista radiofónico, episcopal o no, parece interesado. Ningún dominical ha desplazado un reportero para informar "in situ".

Yo pensé enseguida en Iván Illich. Ya en 1976 leí "Un mundo sin escuelas", que me impactó, y lo más sorprendente, en ese libro publicado en 1974, se anticipaban las ideas de aldea global y disfrute de la educación para todos.

Archivo del blog

Datos personales