Y Alicáncano. Y Humo, voluta roja.

viernes, 19 de marzo de 2010

Siempre gravaron las grabaciones.


A veces, con veinticinco de mínimo en cada pata, recuerdo cuando el único modo de escuchar algo de música, pasaba por escuchar la radio. En la adolescencia la música es muy importante, y en la mía ni siquiera podía acceder a la FM, porque el único aparato de radio de mi casa solo tenía onda media.
Para escuchar una canción tenías que soportar multitud de anuncios de voz gritona y zafia o veinte millones de dedicatorias ramplonas, ... las canciones cortadas por la inteligentísima opinión del locutor de turno, ... y lo más terrible: La dichosa canción del verano, esa que sonaba a todas horas (Y desde todas las emisoras) machacando tu cerebro hasta límites insospechables.
Una vez, mi primo, que trabajaba en Mallorca trajo un magnetofón, de esos de cinta larga, ancha y enorme. Para que viéramos como funcionaba. Podíamos grabar voces o escuchar música sin cortes durante mucho tiempo. Pero era suyo y claro, se lo llevó.
Mi abuela me regaló mi primer magnetofón. Grababa con un no tan pequeño micrófono con su trípode y todo, y no tenía radio. Así que de vez en vez, le cogía el transistor a mi abuela y armaba el micrófono junto a él, a una distancia razonable, grababa lo poquito que me gustaba y opinaba silenciosamente, muy enfadado, sobre la escasa moral de los progenitores del odiado locutor de turno. Yo entonces no lo sabía, pero me estaba convirtiendo en un señor pirata con parche, patapalo y loro ya antes de que falleciese el patascortas. Lo que hace la ignorancia.

Muchos años después descubrí la FM, ya con radiocasete. Nunca agredeceré lo suficiente aquellas noches de música ininterrumpida, sin anuncios, sin locutor casi, ese que cada 30 o 40 minutos, respetando siempre el tema acabado y procurando no molestar venía a decir: "Estás escuchando Radio Córdoba FM en el 90 punto cero de tu dial."
Todo degenera y con el tiempo solo quedó Radio3, de radio nacional. Un día mataron a John Lennon y supe que tambien a Radio3 la iban a gravar.

Otro día os cuento mis relaciones con los vinilo y porqué ya casi no escucho música.

3 comentarios:

Alfonso Vázquez dijo...

es grave que quieran gravar las grabaciones. Es grave que sea un gobierno socialista quien quiera gravarlas. Es grave que en los comentarios del Pais haya tanta gente en contra de ello.
Siempre hemos grabado nuestras cintas, aquellas que rebobinabamos con un boli bic.

salud
alfonsovazquez.com

feluky dijo...

Pero que mayores os veo, yo cuando tenia esa edad, no sabia si había magnetofones o tocadiscos. Bueno en realidad es que no sabíamos na de na.

Abrazos.

David Carrascosa dijo...

Parece la historia de un proscrito.

Saludos. Espero que hayas descansado en estos días.

Archivo del blog

Datos personales